Las 7 Estrategias de Marketing de Disney para enamorar sus clientes

Si hay una marca que haya logrado ganarse el cariño de todo el mundo, esa es, desde luego, The Walt Disney Company, la compañía fundada por Walt y Roy Disney en el año 1923. De la mano del encantador Mickey Mouse la empresa ha conseguido, a lo largo de más de 8 décadas de trabajo, todo tipo de éxitos y beneficios.

Desde el emblemático Disneyland en California, hasta la creación de los filmes cinematográficos más populares y taquilleros de nuestros días. Sin lugar a dudas, un emporio que se ha caracterizado siempre por su “mágico” crecimiento empresarial.

¿Cómo logró el Marketing de Disney crear un emporio económico y conquistar los corazones de sus audiencias con una cultura orientada al cliente?

En esta oportunidad, te presentamos las 7 estrategias el marketing de Disney  que ha empleado la compañía, a lo largo de su historia, para ir cosechando tanta fortuna desde que empezó a erigir su propio palacio de maravillas.

Primera estrategia: La Segmentación de la audiencia

Una idea errónea que pueden tener la personas sobre la producción cinematográfica de Disney, es que todas sus películas tienen un mismo “público objetivo”, el público infantil.

A pesar de que esto no es del todo falso, pues los niños son de los principales consumidores de los productos de la marca, existen distinciones mucho más específicas que ayudan a reconocer con mayor precisión el público al que va dirigido un producto, y este público no es exclusivamente el de los niños, sino también el de toda suerte de adolescentes, adultos jóvenes y adultos mayores.

También te puede interesar:  ¿Cómo ha cambiado el Marketing en los últimos años?

Por este motivo, la planeación de una “Estrategia Multicanal” ha sido para el marketing de Disney  algo prioritario, donde en cada canal se tenga muy claro el perfil del cliente o consumidor que puede generar un gran impacto en él.

Dos de los ejemplos más destacados, con respecto a esta estrategia, son dos de sus producciones más recientes y más queridas entre los jóvenes; es decir, Star Wars y Frozen, películas que, como no será difícil reconocer, buscan conmover a dos tipos de público diferentes.

Segunda estrategia: La nostalgia como herramienta

Todo el que haya disfrutado una cinta de Disney en su niñez, habrá pensado en alguna oportunidad: “Qué lindo sería volver a ver esa película, volver a vivir esa experiencia”. Sin embargo, no basta con la revisualización de la vieja historia, hace falta algo más, y en eso precisamente es en lo que ha invertido sus recursos la compañía en la actualidad.

Todo consiste en emplear la nostalgia como herramienta para mantener la lealtad del cliente, y eso sólo lo puede lograr manteniendo viva la magia que tenía un antiguo ícono de la marca. Es por esta razón que la estrategia de los remakes es tan popular en nuestra época, y que se haya vuelto a presentar la historia de La Sirenita, La Bella y la Bestia, El libro de la selva, El rey león, Aladdín y Mulán, entre otras.

Estas producciones, lejos de limitarse a volver a contar la historia como ya se había contado, buscan renovadas formas de impacto con novedosos giros argumentales, nuevos actores, nuevos personajes, nuevos diseños, etcétera.

Tercera estrategia: Eliminar las barreras generacionales

Si en algunas oportunidades lo ideal es discernir, tener claras las divisiones del público, en otras es indispensable lo contrario: eliminar las barreras que separan a los distintos clientes.

Gracias a esta estrategia es que hoy en día, al hablar de determinadas experiencias que ofrece Disney, hablamos de experiencias que pueden disfrutar desde el más joven hasta el más viejo, porque esa es precisamente la idea: que el servicio ofrecido se sienta como algo que cualquier persona, independientemente la edad o el lugar de origen, quisiera recibir y disfrutar.

Entre otras cosas, el marketing de Disney ha posibilitado que los consumidores de sus filmes animados sean, hoy en día, todas las personas y no solamente los niños entre 5 y 13 años. En los parques de diversiones y demás servicios también se puede apreciar como la aventura es compartida hoy por toda la familia sin temor a estar consumiendo algo impropio de la edad.

Cuarta estrategia: El Storytelling como núcleo del modelo de negocio

Las historias siempre han movido al ser humano y Disney lo sabe muy bien, el Storytelling o el arte de contar historias es una técnica narrativa que permite enganchar a los clientes con un relato que siempre tendrá un héroe, un villano una princesa, o una malvada.

El marketing de Disney es el rey a la hora de contar historias y lo ha hecho tan perfecto que ha creado un imperio económico a nivel mundial que mueve más de 65 mil millones de dólares anuales por sus producciones y parques temáticos.

El Storytelling para Disney es parte de su receta del éxito, nunca se ha separado de la magia de las historias y desde su creador, ha relatado cientos de historias que van desde la dulzura de un ratón hasta las costumbres autóctonas de un país como “Coco” y “Encanto”, por ello es indiscutible que Disney convirtió al Storytelling en el arte de hacer dinero y la manera que cautiva a millones de audiencias.

Quinta estrategia: Cuidar excesivamente los detalles

Muchos usuarios de la comunidad web han publicado videos en los que se sienten asombrados del primoroso cuidado que tiene Disney con sus productos. En uno de estos videos, se puede apreciar cómo el realizador se sorprende al analizar muy de cerca la animación de un personaje, al descubrir el esmero detrás de cada cabello, de cada diente, de cada peca y de cada hilo que se escapa del abrigo de lana de la animación 3D.

Este cuidado obsesivo hasta por el detalle más ínfimo, por las cuestiones milimétricas, no es algo que sea característico sólo de los animadores, pues también hace parte de la estrategia empresarial general mantener el mismo nivel de prolijidad en todo lo que se emprende. Así como el cabello de Mérida en Brave es preciso y perfecto en cada punto, asimismo lo es cada atracción mecánica, cada producto con su sello y cada opción de su plataforma de televisión.

De otra forma Disney también cuida muy bien sus detalles en sus parques temáticos, ya que es mundialmente conocida su estrategia para que los clientes vivan una experiencia maravillosa en todas sus atracciones, para ello que creo la universidad Disney para que todos sus colaboradores se puedan capacitar y aprender la cultura y la magia de Disney.

“Marketing

Sexta Estrategia: La comunicación Transmedia

La narrativa Transmedia consiste en comunicar en varios canales al tiempo el contenido de la marca relazándolos en plataformas y soportes tanto online como offline, siendo el público parte esencial de la construcción de la marca y además del mensaje.

Disney se ha vuelto cada vez más hábil en esta estrategia de marketing, la emplea para expandir el contenido y llegar a más publico en diferentes canales.  Un ejemplo de esta estrategia es el fenómeno Toy Story, ya que hoy en día, después del estreno de la primera película, existen todo tipo de documentales, series, cortos, spin-offs, secuelas, libros, videojuegos, accesorios y demás.

La compañía con el marketing de Disney ha encontrado la forma para potenciar un contenido original de Disney a través de una cantidad gigantesca de canales, y donde la experiencia que ofrece cada medio le permite ser más practico, más interesante y ágil en las manos de sus audiencias.

Séptima estrategia: Ser pionero en la creación de expectativas

Todos reconocemos fácilmente que Disney es el rey de la creación de expectativas, pues no deja pasar un año sin que estemos anhelando algo que prometió ofrecernos, no deja de atraparnos con la magia única de los coming soon”.

La ventaja comercial y competitiva de esta estrategia es que permite a las empresas adelantarse a los movimientos de su competencia, y empezar a embelesar a los fieles consumidores desde mucho antes que se vaya a realizar el tan anhelado estreno o lanzamiento.

Estas medidas el marketing de Disney también deben tener mucho cuidado con otro factor que es imprescindible a la hora de presentar algo: el factor sorpresa. Nadie desea mucho algo que ya era demasiado esperado y no sorprende en lo más mínimo. Por los tanto, se debe buscar un equilibrio entre promesa y sorpresa.

Conclusión

Con esta lista de las 7 estrategias el marketing de Disney que le han sido de gran utilidad en el crecimiento y éxito de su emporio de entretenimiento y lograr ser una compañía pionera en los productos de comunicación y entretenimiento, y que tiene un patrimonio multimillonario que muy pocas empresas han logrado. En palabras de su fundador, el magnate Walt Disney dejaba muy claro que:

«Por aquí, de cualquier manera, no miramos hacia atrás por mucho tiempo. Caminamos hacia el futuro, abriendo nuevas puertas y haciendo nuevas cosas, porque somos curiosos… y la curiosidad sigue conduciéndonos por nuevos caminos». 

Todo lo anterior demuestra la gran filosofía que dejo Wald Disney al mundo que se resume en su famosa frase: “Si puedes soñarlo puedes lograrlo”

“Si deseas potenciar tus ideas o tus negocios suscríbete a nuestro canal en YouTube y comparte este contenido para que más personas puedan disfrutar de nuestro contenido”.

Mas historias de Casos de Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.