7 Errores que estás cometiendo en tu Estrategia de RRSS

Las redes sociales movilizan a todos. Son el modo o la estrategia de interacción más utilizada entre la mayoría de las personas. Si no las utilizas para publicar novedades sobre tu vida, las usas para ver lo que otros ponen o reírte con memes y videos.

Por eso, es indispensable para cualquier negocio en crecimiento tener presencia en las redes sociales. Casi todos los dueños de emprendimientos o creadores de marcas están conscientes de la importancia de esto, así que intentan adentrarse como pueden en el mundo digital.

Sin embargo, aunque todos las usamos cotidianamente, tener una buena estrategia de redes no es una tarea tan sencilla como parece. Hay ciertos conocimientos básicos que la mayoría posee, pero también hay mucha información confusa y creencias erróneas.

Si tienes un negocio o empresa, es muy probable que estés cometiendo algunos errores cuando se trata de crear tu estrategia de redes sociales. A continuación, compartiremos contigo los más comunes de ellos, para que aprendas a evitarlos.

7 Recomendaciones que no deberías hacer con tu estrategia de Redes Sociales

 

  1. Publicar videos sin subtítulos

Los videos son uno de los medios más populares para atraer vistas en las redes sociales. Tienen un gran poder para atrapar la mirada de las personas, por eso estamos rodeados de productos audiovisuales donde sea que miremos.

Sin embargo, la saturación de información visual hace que nos distraigamos fácilmente.

Si tus seguidores están perdiendo el interés en mirar los videos que publicas, podría ser porque no utilizas subtítulos.

Subtitular tus videos es importante porque el audio suele estar automáticamente desactivado en el feed de todas las redes sociales.

Los usuarios, generalmente, no dedican tiempo a activar el audio. Por eso, es importante que cuentes con el apoyo visual de los subtítulos. De esa manera, cualquier usuario podrá comprender perfectamente tu video sin tener que hacer nada más.

El mundo digital se mueve muy rápido, así que es importante captar la atención del usuario de forma inmediata. Al usar subtítulos en tus videos, podrás capturar la atención del usuario en los primeros segundos.

Además de eso, es importante que los utilices cuando tu público habla un idioma diferente al del video. De esta manera, no perderás vistas si las personas no pueden comprender fácilmente el audio.

2. Ser inconsistente

Si solo publicas de vez en cuando y no mantienes un ritmo definido, puedes confundir o perder el interés de tus seguidores.

Cuando se trata de redes, lo fundamental es construir una comunidad. Actualmente, hay mucho contenido, muchas marcas y, por ende, mucha competencia.

Por eso, simplemente tener presencia en las redes sociales no te va a ayudar a diferenciarte entre tus competidores, y conseguir clientes fieles.

Esto no significa que debes saturar a tu audiencia con información, pero sí que debes asegurarte de ser consistente. Tus seguidores deben saber que contarán con contenido en tu cuenta cada cierto tiempo.

Puedes publicar 4 veces al día o 4 veces a la semana, todo depende de cuál red social estés usando, de cuál sea tu público objetivo, y cuáles sean tus metas.

3. Publicar contenido irrelevante

Sabemos que es importante mantener un ritmo continuo de publicaciones. Tus seguidores quieren ver contenido constantemente.

Sin embargo, esto puede llevar a algunos a publicar cosas sin importancia. Esto puede ser contraproducente para tu marca, reduciendo el engagement de tus seguidores.

Es recomendable que analices muy bien tu contenido antes de decidir publicarlo. Puedes hacerte preguntas como: ¿qué valor añade esta publicación a mi cuenta?, ¿por qué a mis seguidores les gustaría compartir esta información con amigos y familiares?, ¿cómo podría mejorar el contenido que voy a publicar?

De esta manera, podrás enfocarte en la calidad de tu contenido, y no en la cantidad. Con tanta información que existe en el mundo digital, debes competir apoyándote en el contenido de alto valor informativo o de entretenimiento.

Los consumidores de medios digitales son mucho más perceptivos y exigentes de lo que piensas. Siempre es conveniente que asumas que estás comunicándote con personas inteligentes, que saben lo que quieren y lo no quieren obtener de tu marca.

4. Ofrecer únicamente contenido promocional de tu marca

“estrategia”

La función principal de tus redes sociales es dar a conocer y promocionar tu marca. Por esto, es posible que te enfoques en publicar constantemente imágenes o texto que solo hablan de los servicios que ofreces.

Esto podría haber sido útil en los inicios de la publicidad, pero ahora no funciona. De hecho, este tipo de contenido puede ahuyentar a muchos de tus seguidores.

Las llamadas a la acción para generar interacción pueden ser una excelente idea. Sin embargo, pueden también ser formas de saturar o aburrir a tus seguidores, ya que es contenido promocional.

Los usuarios quieren seguir cuentas que les ofrezcan contenido de calidad, consumible y compartible. Muchos dejarán de seguir tu cuenta, si solo encuentran en ella lo más parecido a panfletos publicitarios.

Para corregir este error, intenta enfocar el 80% de tus publicaciones en contenido de interés general y el 20% en promocionar tu marca de forma directa.

De esta forma lograrás enganchar aún más a tus seguidores, y evitarás saturarlos con publicidad.

Recuerda que, aunque no estés haciendo una promoción directa de tu producto, el buen contenido es efectivo en redes sociales. Necesitas generar lazos con tus consumidores, atraerlos a tu marca de forma permanente, y es así cómo se consigue.

5. No responder a los comentarios o sugerencias

“estrategia”

Las redes sociales tiene como principal característica que tus clientes o potenciales clientes pueden interactuar con tu marca de forma directa.

Si te olvidas de responder a las preguntas, quejas o sugerencias de tus seguidores puedes hacerlos perder interés en seguir tu cuenta. Podrían, incluso, dejar de confiar en tu marca.

Cuando se trata de trolls y cuentas vacías que hacen comentarios negativos sin base, es buena idea ignorarlos o eliminarlos. Sin embargo, si se trata de un cliente que está reclamando algo que le desagrada o haciendo alguna pregunta, es muy importante que respondas.

Además, la forma en que respondes a estos comentarios formará parte de la imagen que tendrá tu marca. Por eso, es conveniente que respondas siempre de forma positiva y demostrando que te preocupas por la opinión de tus clientes.

Tómate en serio los comentarios de tus seguidores. Respondeles a tiempo y, cuando sea necesario, comunicate con ellos por mensaje privado para asegurarte de que su problema ha sido resuelto.

El usuario tiene cada vez más poder sobre lo que consume, así que debes tratarlo con el respeto que se merece. Mostrar este tipo de atención, hará que las personas valoren mucho más tu marca.

6. Usar todas las plataformas de la misma manera

Todas las redes sociales son diferentes. Tienen distintos modos de funcionamiento, objetivos, usuarios, ventajas y desventajas.

Si tienes problemas con el engagement en las redes sociales de tu marca o empresa, podría ser porque no tomas en cuenta este factor.

Publicar exactamente el mismo contenido en todas tus redes puede ser un error grave. Lo que en una red como Instagram funciona perfectamente, puede pasar desapercibido en Twitter o Facebook.

Es importante que crees contenido especializado para cada una de las plataformas en las que decides tener presencia. Debes tomar en cuenta el tipo de publicaciones que tienen mayor impacto en cada una de ellas, y crear tu contenido pensando en ello.

7. Simplemente, no tener una estrategia o un público objetivo definido

“estrategia”

Manejar tus redes es un trabajo, por lo que requiere esfuerzo y estrategia. A pesar de que son muy divertidas y, en apariencia, fáciles de usar, si no te organizas puedes acabar perdiendo el tiempo.

Debes definir objetivos claros y específicos. Dedica tiempo con tu equipo de trabajo para establecer cuáles son las metas que quieren alcanzar en las redes sociales. Estas metas deberían estar alineadas con los objetivos generales de tu negocio.

Dentro de esta idea, es importante que pienses también cuál es tu público objetivo y qué tipo de contenido funciona para ellos. Cada grupo social se ve atraído por cosas diferentes, así que es indispensable que estudies a tus potenciales clientes.

Lo ideal es que tengas una estructura semanal o mensual de las publicaciones que harás en cada red social.

En muchos casos, es recomendable contar con profesionales encargados específicamente del manejo de redes sociales. Hay muchas agencias de marketing digital que puedan ayudarte a crear la mejor estrategia para tu marca.

De esta manera, estarás seguro de que estás publicando el contenido adecuado, en el momento perfecto para conseguir los resultados que deseas.

Si estás cometiendo alguno de estos errores, ya sabes cómo rectificarlos. Las redes sociales se modifican constantemente, y lo más importante es intentar mantenerse al día con cada uno de esos cambios.

Si deseas mantenerte a ti y a tu marca presentes, debes involucrarte activamente en tu estrategia de redes sociales. Puedes hacerlo de manera interna con tu propio equipo, o contando con el apoyo de una agencia externa.

Lo importante es que tengas objetivos claros y que no tengas miedo a equivocarte. Siempre es posible corregir y encaminarte de nuevo.

Únete a esta gran comunidad! Te invitamos a compartir este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.